Si te preguntas ¿por qué a mi gato se le cae la baba? Debes saber que este síntoma puede estar asociado a condiciones patológicas que provocan inflamación, dolor o incapacidad para tragar. También se puede ocasionar por irritaciones que el gato está tratando de eliminar o a estímulos emocionales.

A diferencia de algunos perros, los gatos no babean mucho y, de hecho, a veces pasa desapercibido (a menos que al tocar su barbilla encontremos un pequeño punto húmedo donde han estado acostados).

La mayoría de veces el babeo es intermitente y solo involucra una pequeña cantidad de saliva. Si tu gato babea excesivamente, es un buen momento para que su veterinario lo examine. Algunas de estas causas pueden ser muy graves y siempre es mejor la detección temprana.

Aquí te dejamos las 6 razones principales que pueden responder tu pregunta ¿Por qué a mi gato se le cae la baba? y una breve explicación para que puedas valorar si es momento de llevar a tu peludito al veterinario o no.

>¿Cuáles son las razones por las que a mi gato se le cae la baba?

1. Enfermedad dental 

Existen algunas afecciones, como las enfermedades dentales, que producen irritación de la boca. En estos casos, babear es un esfuerzo que hace tu gato por eliminar o calmar la irritación en la boca o la garganta. La enfermedad dental es una causa común de babeo excesivo. Hasta el 85% de los gatos mayores de 3 años tienen enfermedades de los dientes o las encías. La saliva resultante puede estar teñida de sangre o tener un olor desagradable.

Si ves que tu gato tiene estos síntomas y quieres mejorar su salud bucal, te recomendamos estos snacks que los vuelven locos y ayudan a limpiar su boca.

2. Condiciones respiratorias 

Algunos gatos que desarrollan afecciones respiratorias virales desarrollan ulceraciones en la boca, lo que provoca un aumento del flujo de saliva. Si notas que la baba está asociada a la dificultad de respirar, lo mejor es visitar un veterinario de inmediato.

3. Cáncer oral 

Aunque es mucho menos común que la inflamación dental o viral, algunos gatos desarrollan cánceres orales que pueden ocurrir en cualquier lugar desde la punta de la lengua hasta la parte posterior de la garganta. Estas condiciones resultan en babeo excesivo y continuo. Esta es una indicación de que tu gato debe tener un examen completo por parte de su veterinario con especial énfasis en las condiciones bucales.

4. Objetos atascados

Con menos frecuencia, el babeo excesivo puede deberse a un objeto que comió y está atascado. Los gatos pueden tragar una brizna de hierba, una aguja de coser o una pequeña espina de pescado y este objeto puede atascarse en la boca o el esófago. Pueden tocarse la boca o intentar vomitar, pero la conclusión es que tragar es incómodo y el gato no tragará normalmente.

5. Miedo

Algunos gatos babean cuando están muy emocionados, molestos o temerosos. Las náuseas y la aprensión que precede al vómito a menudo provocan babeo. El mareo por movimiento puede ser el resultado de conducir en un automóvil o la aprensión. En cualquier caso, generalmente se detiene al final del viaje. Si tu gato babea por aprensión, no persistirá.

6. Alegría

Algunos gatos pueden babear cuando están extremadamente relajados y disfrutan de ser acariciados o abrazados. Esto es frecuente y simplemente indica una respuesta fisiológica a la felicidad. De manera similar, algunos gatos pueden babear cuando están dormidos, probablemente porque están muy relajados. Piensa en ello como esa pequeña mancha húmeda que encuentra en su almohada después de un sueño profundo. Este tipo de babeo es a menudo una indicación de un gato feliz.

La mayoría de razones por las que a tu gato se le cae la baba están relacionadas con su higiene dental, para esto, te dejamos nuestros 5 productos recomendados de Amazon para cuidar los dientes de los peluditos.